La Gobernación de Cundinamarca y la Alcaldía Mayor de Bogotá firmaron el sábado 20 de marzo de 2021 un convenio de cooperación para garantizar la seguridad alimentaria de la región Bogotá – Cundinamarca, a través de acciones que permitan contar con espacios para la distribución y comercialización de productos de los campesinos cundinamarqueses, y desarrollar estrategias para la recolección, disposición y aprovechamiento, de los residuos orgánicos.

Garantizaremos que la plata sea para los productores, no para los intermediarios. Bogotá y Cundinamarca invertiremos en hechos reales para ayudar a que los campesinos tengan una mejor calidad de vida“. Afirmó el gobernador del departamento de Cundinamarca, Nicolás García Bustos.

Este acuerdo entre el departamento y el distrito capital hace parte de las acciones conjuntas de integración regional lideradas por el gobernador Nicolás García, y la alcaldesa mayor de Bogotá, Claudia Nayibe López Hernández.

El convenio, firmado en el municipio de Choachí, tiene por objeto “aunar esfuerzos para desarrollar los ejes comunes, previstos en los planes de desarrollo distrital y departamental y demás instrumentos de planificación, así como, gestionar esquemas asociativos territoriales con enfoque de integración regional, tendientes a garantizar la seguridad alimentaria del distrito capital y Cundinamarca”.

En su ejecución participan la Secretaría de Competitividad y Desarrollo Económico, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, y la Secretaría de Integración Regional de la Gobernación de Cundinamarca; junto con las Secretaría de Desarrollo Económico, Secretaría de Educación, Secretaría de Integración Social y el Instituto para la Economía Social (IPES) de la Alcaldía Mayor de Bogotá.

Dentro de los compromisos de la Gobernación de Cundinamarca figuran propender por la participación de los productores del departamento en la estrategia de mercados campesinos, en las plazas de mercado de Bogotá y en los encadenamientos comerciales. Igualmente, desarrollar la infraestructura y la estrategia para la recolección, disposición y aprovechamiento de los residuos orgánicos, con el apoyo de la administración del distrito capital.

Por su parte, Bogotá también se compromete a promover espacios para la participación de los productores del departamento en la estrategia de mercados campesinos en las plazas de mercado de la ciudad y a trabajar para que residuos orgánicos de las plazas distritales de mercado puedan ser destinados a la planta de abonos de Cundinamarca.

Este acuerdo, busca generar más de 100 espacios permanentes o itinerantes, para la comercialización de productos de Cundinamarca en plazas de mercado y alcanzar un promedio anual de $25.000 millones de ventas de pequeños productores en compras públicas, y $15.000 millones de ventas de pequeños productores en los mercados campesinos.